Poderoso panel destaca la importancia del cine en nuestra vida y la sociedad

Domingo, Abril 7, 2019

“El cine lo damos por sentado. No nos damos cuenta de cuánto en nuestro diario vivir hay cine”. Fueron las palabras de la Directora Ejecutiva del IFF Panama 2019, Pituka Ortega, al abrir la mesa redonda “El cine en el tejido de nuestras vidas”. En esta oportunidad, cineastas y académicos de tres continentes compartieron su perspectiva de la importancia del cine en nuestro día a día. Participaron en el panel Katayoon Shahabi, Ron Haviv, Ketty Zafra, Jayro Bustamante y Lila Avilés.

Pituka empezó la conversación, aludiendo al impacto social que pueden tener las películas. A esto, Jayro Bustamante de Guatemala dijo “el cine es una necesidad humana” resaltando su importancia como vehículo para dar a conocer injusticias sociales y para transformar políticas públicas.

En este sentido, se refirió específicamente a su ópera prima del 2015, Ixcanul. “Cuando sacamos la película en Guatemala, la gente decía ‘yo no voy a pagar para ver a indios cuando los veo todos los días en la calle (...) El cine les dio visibilidad”, dijo el director. También Bustamante afirmó que el éxito Ixcanul fue una herramienta esencial en el cambio de la edad legal de matrimonio para las mujeres guatemaltecas, de 14 años a 18 años.

Katayoon Shahabi de Irán, jurada de Festival de Cannes y productora de Cold Sweat, habló del ambiente y cultura del cine en su país natal. “Cold Sweat logró ser proyectada con mucha dificultad. En Irán se requiere que el gobierno apruebe los libretos y la filmación”. Continuó, “a pesar de conseguir todos los permisos, la película fue sacada de más de 100 salas de cine antes del estreno”.

Sin embargo, Shahabi explicó el impacto social que ha tenido su largometraje. “Sacó a la luz el hecho que las mujeres necesitan permiso de sus esposos para obtener y mantener pasaportes”. Desde entonces, estas regulaciones han sido relajadas. Concluyó, “El cine es poderoso, especialmente en nuestros países. Es una forma de expresarnos.”

Por su parte, la erudita profesora de Ryerson University, Ketty Zafra, habló de la responsabilidad que tienen los cineastas. Según Zafra, los cineastas realizan “impactos personales e individuales exponiendo problemas  sociales y contando historias de injusticias e inequidades”. “Para mi los cineastas tienen mucho mérito. Son ‘soñadores prácticos’. Tienen un sueño y lo cumplen”, afirmó la española.

Desde su perspectiva académica, indicó que los cineastas son muy testarudos porque “hacen magia tan solo sacando tu película. De esa manera transforman su entorno”. Zafra también destacó lo mucho que el cine influencia nuestra manera de pensar y conversar.

Lina Avilés de México, habló tanto de su experiencia como actriz y cineasta, como de las oportunidades que presenta la industria de su país.  Dijo, “El cine ha sido un mapa para mi vida. Y creo que hay tanto poder en el cine, que puede ser un mapa para las siguientes generaciones”.

Avilés también comentó sobre las políticas públicas que incentivan el cine mexicano, pero enfatizó que lo más importante para cultivar la industria cinematográfica es promover iniciativas culturales que creen una cultura de cine. “En México tenemos un ‘santuario del cine’, la Cineteca Nacional, que es diverso y accesible para todos. Es un lugar de encuentro, de reunión”. Resaltó la importancia de tener lugares donde “uno pueda entender más sobre su propia identidad”.

Ron Haviv de Estados Unidos, uno de los creadores de River of Gold y Biography of a Photo destacó la importancia que el arte puede tener en la reforma de políticas públicas. El autor de las más reconocidas imágenes de los conflictos de Panamá en los 80 y Bosnia en los 90, puso gran énfasis en la misión que tienen sus fotos de “defender los derechos humanos”. Continuó “la industria tiene una responsabilidad. Nosotros tenemos una responsabilidad de contar las historias de las injusticias que ocurren durante estos conflictos”.

En cuanto a los cambios que experimenta la industria en la actualidad, los panelistas resaltaron la importancia de ajustarse a los tiempos sin perder la misión de contar historias. Zafra indicó, “el cine tiene un lenguaje universal. El cine es vida. La vida, como la lengua, fluye y cambia. Por eso el cine tiene que fluir y tiene que cambiar”. 

Todos los panelistas coincidieron en la universalidad del cine como instrumento para crear puentes entre las culturas y conectarnos más como humanidad. Concluyó Avilés, “hay una universalidad que nos conecta con el arte. Entre más entendamos ese intercambio, nos podremos relacionar mejor”.