"La flor de la vida", una historia de amor y desamor, en el IFF Panamá 2019

Lunes, Abril 8, 2019

"La flor de la vida" es una joya: Sea por la trama, las fotografías y/o la música. Es una de las cintas que forma parte del octavo Festival internacional de cine, IFF Panama 2019, que se celebra en nuestro país hasta este martes 9 de abril con un selecto grupo de producciones de creadores de varios continentes. Principalmente de América. La pueden ver estar tarde en el Salón 'Ricardo J. Alfaro' del Ministerio de Relaciones Exteriores, en el Casco Antiguo. A las 6:30p.m.

"La flor de la vida" la disfrutarás ya sea que vayas solo, con la familia o con los amigos. Pero, mejor si es con la familia. Y, si hay un adulto mayor en ella, aprenderás a valorarlo más, porque quizás podrías hallar respuesta a algunas preguntas que quizás te hayas hecho respecto de él o ella u otras personas de edad avanzada que conozcas o con las que por una u otra razón hayas coincidido en los caminos de la vida.

"La flor de la vida" es una historia de amor y desamor. Amor que nace y crece (en una pareja que decide formar una familia) a pesar de que el terreno a veces sea fértil y otras no. A pesar de las malas hierbas de los defectos humanos. De desamor, porque precisamente este está carcomiendo las bases de la sociedad, tiene a la familia trastabillando. A los más vulnerables, a los niños, las mujeres y los adultos mayores a veces los ignora (de esto hay muchos testimonios en la trama), explota o victimiza.

"La flor de la vida" habla de alegrías y tristezas, de lo que significa ser adulto mayor en un mundo cada vez más insensible, donde cada uno vive en su burbuja y se olvida de lo que supuestamente caracteriza y diferencia a la especie de las demás que habitan el planeta. Es un recorderis de que hay que ser solidarios, hay que ser humanos, compartir, ser empáticos, valorar al otro: lo que piensa, siente, lo que es y no descalificarlo por no ser como queremos que sea.

La trama gira en torno a la historia de Aldo Macor y Gabriella Pelissero, una pareja de 80 años que cuenta sus altas y bajas.

En esta hermosa pieza cinematográfica, hay incontables anécdotas, cada cual más emotiva y aleccionadora. No solo de ellos, también de muchos otros hombres y mujeres de esa edad que atraviesan por momentos difíciles o están viviendo a plenitud y disfrutando cada segundo a pesar de las limitantes físicas, emocionales y sociales propias de esa etapa de la vida.

Según compartieron Claudia Abend y Adriana Loeff (guión, producción, dirección), fueron siete años que estuvieron haciendo entrevistas, diálogos enriquecedores para todo el equipo que de una forma u otra tuvo que ver con el documental. Ninguno será ya nunca más el mismo, como tampoco Aldo ni Gabriella.

Más sobre Aldo y Gabriella
Él es un hombre muy pagado de sí mismo. Aunque, vaya si se veía bien plantado cuando era mozalbete. O sea, si se juzgaba por el envoltorio, no parecía haber nada que pedir. Pero, hilando delgado...
Ella también era muy guapa. Más introvertida, excelente esposa y como toda buena madre, pendiente de los detalles con los hijos.

Él, más vale que lo acepta, es todo un narcisista. Un sin remedio con un sentido del humor que, te hace reír, pero también pensar que seguramente alguna vez te has tropezado con alguien similar, sea en la escuela, lugar de trabajo, comunidad, familia u en otros escenarios y por cariño o porque no tenías alternativa, lo aguantabas.
Gabriella lo hizo por años. Y muchos fue feliz. Pero, llegó un momento en que, no pudo más.

Natura pudo más que el amor. No es que el tipo sea malo en realidad, solo que es egocéntrico a más no poder.

Sobre la producción
Las productoras se lanzaron a esta aventura cinematográfica "movidas por una vocación muy fuerte, de contar historias y llevarlas a la pantalla grande."

Concretar "La flor de la vida" significó muchos años de trabajo, mucha energía", coincidieron. También en que tuvo un impacto enorme, no concreto ni tangible en ellas.

Igualmente mencionaron el hecho de que el documental "les hace un poco de justicia a ellos, lo que filmaron y captaron de su vida juntos".

Están agradecidas porque tanto ellos como todos los demás adultos mayores con los que dialogaron por horas y horas, a los que filmaron, "abrieron sus historias, sus corazones."

Sienten que "nos enseñaron a mirar las cosas diferente. Fue un rodaje muy especial".

Ficha técnica
Compañía productora de la película:
MMS Films, The Filmmaker Fund

Guión:
Claudia Abend, Adriana Loeff

Dirección de Fotografía:
Jackie Bourdette, Fabio Berrutti

Edición:
Claudia Abend, Adriana Loeff

Diseño sonoro:
Daniel Márquez, Fernando Serkhochian

Música:
Lito Vitale

Reparto:
Aldo Macor, Gabriella Pelissero