DE QUE VA, ¡VA!

Enrique Castro Ríos

El Festival Internacional de Cine de Panamá, en concierto con las autoridades nacionales e internacionales de salud, ha tomado una decisión difícil pero importante: posponer la realización del Festival —un Festival tuyo, suyo, nuestro— para mitigar el impacto de la expansión del COVID-19 en la nación y población panameñas.

Ahora bien, léase bien: posponer, es decir, literalmente, poner (o en este caso, programar) más adelante. No cancelar, no anular, ni mucho menos darnos por vencidås: posponer. En palabras de una colega, “La palabra ‘cancelar’ ha sido cancelada de nuestro vocabulario.” Posponer. Porque así como nos preocupa la vida, salud y bienestar de nuestras innumerables cómplices, tanto quienes participamos apasionadamente en la realización del Festival como quienes lo disfrutan con creces, también nos preocupa la vida, salud y bienestar artístico-cinematográfica de todas y todos ustedes, y de todos y todas nosotras.
 

Es por ello que, próximamente, siempre en concordancia con el Ministerio de Salud y demás instancias pertinentes del Estado, anunciaremos nuestras nuevas fechas para que disfrutemos juntås de las mejores obras de la cinematografía centroamericana, iberoamericana y mundial y celebremos esta gran fiesta que bien llamamos, Cine Es Vida.   

Para las más curiosas e inquietas, les adelantamos algunos temas generales que estaremos tratando en nuestra novena edición, temas que reflejan patrones en las preocupaciones de nuestras cineastas a nivel regional, continental y mundial: 
 

Cosmovisiones y luchas indígenas: numerosos filmes de las Américas reflejan con gran sensibilidad muchas de las presentes preocupaciones y luchas de las primeras naciones de Abya Yala; celebran los impresionantes logros y gran riqueza cultural de los pueblos originarios; o esclarecen momentos terribles de una despiadada conquista que no cesó en un remoto siglo XVI sino que se extiende brutalmente —y es resistida corajudamente— hasta nuestros días.

Preocupaciones ambientales: además de nuestro Programa Verde, compuesto específicamente por filmes sobre el medio ambiente, y que en esta edición se enfocará en el verde aquamarino de los mares, muchas otras realizaciones latinas, iberoamericanas e internacionales, tanto documentales como ficciones y tanto híbridos como nuevas tecnologías, reflejan fuertes preocupaciones ambientales y sus impactos en personajes reales y ficticios, individuales y colectivos. Sedimentaciones, fuegos forestales, latifundismo, minería dizque “artesanal”, son algunos de los crímenes ambientales que los filmes del mundo entero están encarando.
 

Migrantes y refugiados: otro gran reto de nuestros tiempos, reflejado en numerosos filmes ya sea de las Américas o de otras regiones del mundo, que documentan a quienes abandonan sus hogares a bordo de frágiles balsas o simplemente a pie, escapando de la violencia económica del neoliberalismo o de la violencia física y marcial de regímenes autoritarios.

Todas las edades: Si bien América Latina se caracteriza por poseer una población joven, demográficamente hablando, muchos de sus filmes más recientes incluyen protagonistas mayores y registran sus interacciones con generaciones más jóvenes.
 

Así que aquí nos tienes, en la sede de IFF Panamá, trabajando como hormiguitas para asegurarnos que disfrutes la mejor programación cinematográfica del planeta. Te doy mi palabra de antiguo Cub Scout: aquí me encuentro, rodeado de un joven, dinámico y comprometido equipo que trabaja sin cesar en la enorme logística de administración, programación, producción, localizaciones, transporte, equipos y retos técnicos, industria, coordinaciones internacionales y mil temas más que resolvemos con gusto para brindarte cada Festival. Laborando convencidås de que, tras nueve años de esfuerzos, el Festival ya es parte de nuestro patrimonio nacional. Por ello, desde nuestro ajetreado hormiguero te recordamos:

Enrique Castro Ríos
enrique@iffpanama.org